Dieta

Cómo arruinar una ensalada saludable

Comer una ensalada suena saludable, ¿no? Una gran pila de sabrosas verduras, una variedad de verduras frescas y tal vez algunas nueces u otras cosas crujientes, todo rematado con una modesta porción del aderezo. De hecho, una ensalada es un vehículo excelente para incorporar más frutas y verduras a su dieta.

Pero una buena ensalada puede echarse a perder si vierte aderezos y aderezos altos en calorías sobre una pila de lechuga simple y agrega varias cosas que se han frito. Estas son algunas de las formas comunes en que las personas arruinan sus ensaladas saludables.

1 Usando solo lechuga iceberg

La lechuga iceberg  tiene un buen crujido pero casi ningún valor nutricional más allá de ser una fuente de agua; simplemente no hay muchas vitaminas ni mucha fibra. Y, dado que es fundamentalmente aburrido, un montón de lechuga iceberg prácticamente pide a gritos gotas de aderezos con alto contenido de grasa.

Haz que tu ensalada sea más nutritiva. Use verduras más oscuras, como espinacas, hojas de lechuga, rúcula,  hojas de diente de león ,  col rizada , berros y hojas de albahaca.

Los verdes más oscuros tienden a ser más ricos en  ácido fólico , vitamina A, minerales y fitoquímicos.

2 Usar muchos crutones

Los picatostes no agregan mucho valor nutricional, pero pueden agregar muchas calorías. Una porción de 1/2 taza de picatostes tiene aproximadamente 100 calorías.

Entonces, si le gustan algunos ingredientes crujientes, hágalo en su lugar: agregue una cucharada o dos de nueces picadas o semillas de lino. Tienen ácidos grasos omega-3 que son buenos para el corazón y el sistema nervioso, además de fibra, que su cuerpo necesita para tener un sistema digestivo saludable.

3 Agregar demasiado queso

Cheese es un Dr. Jeckyll y Mr. Hyde del mundo de la nutrición. Es una excelente fuente de  calcio  y proteínas, por lo que ciertamente se puede incluir en una ensalada saludable , pero también está cargada de sodio, grasas saturadas y calorías.

Entonces, ¿qué haces si eres un amante del queso?

¡Fácil! Solo preste atención a la cantidad de queso que está usando. Una porción de queso equivale aproximadamente a 1 1/2 onzas, o aproximadamente al tamaño de un par de dados. Vaya con un queso seco como el parmesano o agregue un poco de queso bajo en grasa. Pruebe sustitutos de queso vegetarianos alternativos hechos de arroz o soja que pueden agregar bondad cursi a menudo por menos calorías. Los veganos también promocionan la levadura nutricional como una adición de sabor a queso.

4 Elegir carne frita o conchas para tacos

Agregar una fuente de proteína puede transformar una ensalada en una comida balanceada y completa. Pero agregar tiras de pollo frito o trozos de fiambres procesados ​​convertirá su ensalada saludable en un desastre para la salud.

Tenga cuidado con las ensaladas de tacos. Una ensalada de tacos típica hecha con carne molida sazonada y bolas de crema agria en un caparazón de taco frito podría tener más de 1,000 calorías.

Mantenga su ensalada magra y mezcle agregando pollo al horno o pechuga de pavo, un par de camarones a la parrilla o una pizca de legumbres.

5 Empapar la ensalada con aderezo

Las ensaladas generalmente se cubren con aderezos para ensaladas, de ahí el nombre, pero lamentablemente, la mayoría de los aderezos comerciales tienen un alto contenido de calorías, grasa y, a menudo, azúcar agregada. Una sola porción de aderezo para ensaladas es de solo dos cucharadas y tiene entre 100 y 200 calorías.

Olvídese del aderezo para ensaladas y exprima un poco de jugo de limón o lima fresco en su ensalada. O sea creativo con un poco de salsa como aderezo, pruebe el vinagre balsámico sin el aceite. Cuando pida una ensalada en un restaurante, pida que le sirvan el aderezo a un lado. Se sorprenderá de la cantidad de calorías que puede ahorrar.

Author Image
Jett Kolio

Leave a Reply

Your email address will not be published.