Corriendo

10 formas de aumentar la energía para correr

Muchos corredores dicen que la baja energía es una de las principales razones por las que no corren con la frecuencia que les gustaría. La fatiga crónica puede descarrilar sus mejores intentos en un programa de ejecución constante. Después de todo, ¿quién tiene la motivación para salir por la puerta y superar sus límites cuando su cuerpo se siente agotado?

Pero no es solo antes de la carrera que puede experimentar una fatiga frustrante. Algunos corredores abandonan sus entrenamientos antes de alcanzar el kilometraje objetivo o rinden a un ritmo mediocre porque no tienen suficiente energía. Y el agotamiento posterior a la carrera puede ser tan severo que afecta tu disposición para salir por la puerta al día siguiente.

El resultado es que su consistencia al correr puede verse afectada. Y sin consistencia, su ritmo de carrera, resistencia y rendimiento en carrera también pueden verse afectados.

Entonces, ¿cómo aumenta su energía para querer golpear el pavimento con más frecuencia? Los cambios simples en el estilo de vida pueden marcar una gran diferencia. Es posible que ya practique algunos de estos hábitos saludables, pero si puede practicar algunos más, es posible que obtenga un impulso en su paso que le da un impulso a su programa de carrera.

Hacer ejercicio regularmente

Irónicamente, el ejercicio regular puede mejorar su nivel de energía para que esté más motivado para correr. Correr, caminar y otras formas de ejercicio cardiovascular ayudan a liberar potentes hormonas que te hacen sentir bien, como las endorfinas. Estas hormonas ayudan a aumentar la energía incluso horas después.

Si te sientes lento y vacilante acerca de una carrera más tarde en el día, considera realizar una caminata para aumentar la energía más temprano en el día. Incluso una carrera de 30 minutos puede proporcionar beneficios.

Si aún se siente cansado, considere una forma diferente de ejercicio para el día. El hecho de que no tenga la energía para correr no significa que no deba hacer ejercicio. Súbete a una elíptica en el gimnasio, nada unos largos en la piscina local o toma un poco de aire fresco durante una vigorizante caminata en un parque cercano.

Calentar adecuadamente

El ejercicio se siente más agotador cuando su cuerpo no está preparado adecuadamente. Además, si sus músculos no se calientan, corre un mayor riesgo de lesionarse.

Los corredores practican diferentes tipos de calentamientos antes de sus entrenamientos. Pero una regla general es que debe hacer una versión fácil de su actividad de entrenamiento durante unos cinco minutos antes de iniciar una actividad más intensa.

Si usted es alguien que corre a un ritmo moderado a rápido, puede comenzar su entrenamiento con un trote lento. Después de cinco minutos, puede detenerse para hacer algunos ejercicios de carrera (patadas a tope, zancadas largas o saltos) para aumentar el rango de movimiento en sus articulaciones. Después de completar 2 a 3 minutos de ejercicios, debería estar listo para un entrenamiento más duro.

Si su ritmo de carrera se acerca más al de un trote, comience su entrenamiento con una caminata rápida. Esto ayudará a calentar los músculos y aumentará la frecuencia cardíaca para prepararlo para una actividad más vigorosa.

Duerma lo suficiente

Una buena noche de sueño es la forma más natural y eficaz de su cuerpo para refrescarse. Si bien las necesidades de sueño de todos son diferentes, de 7 a 8 horas por noche es un objetivo inteligente.

Si tiene dificultades para conciliar el sueño por la noche, practique una buena higiene del sueño. Trate de seguir los mismos rituales saludables cada noche para que su cuerpo adquiera el hábito de desconectarse y desacelerar.

Por ejemplo, una hora antes de acostarse puede apagar su teléfono y otras distracciones electrónicas. Puede leer o tomar una ducha para relajar su cuerpo. Algunas personas quitan la televisión (y el cargador del teléfono) de su dormitorio para crear un espacio silencioso. Y enfriar su espacio para dormir también podría ayudar.

Una vez que adopte una rutina de sueño saludable, lo más probable es que se sienta más descansado y con más energía durante el día.

Hidratar, hidratar, hidratar

Cuando su cuerpo se deshidrata, sus niveles de energía se desploman. De hecho, el rendimiento también se desploma.

En un informe publicado sobre hidratación y salud, los investigadores resumieron la forma en que la deshidratación afecta el rendimiento físico. Llegaron a la conclusión de que incluso bajo niveles leves de deshidratación, es probable que experimente una disminución en el rendimiento relacionada con una resistencia reducida, una mayor fatiga, una incapacidad para regular la temperatura corporal, una motivación reducida y un mayor esfuerzo percibido.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de evitar estos problemas? Hidrátese durante todo el día, no solo durante y después del ejercicio. Sin embargo, los autores del estudio que realizaron la investigación mencionada anteriormente señalan que las recomendaciones para la ingesta de agua son extremadamente complejas y varían mucho.

Por ello, el Instituto de Medicina de las Academias Nacionales recomienda dejar que la sed sea tu guía. Sin embargo, también dan una pauta de 3,7 litros (15 tazas) para el hombre adulto promedio y de 2,7 litros (11 tazas) para la mujer adulta promedio.

Y recuerda que puedes hidratarte bebiendo agua, pero también consumiendo alimentos que contengan agua, como frutas y verduras.

Cambie su dieta

Una dieta sana y equilibrada le dará a su cuerpo el combustible que necesita para realizar las tareas diarias y el ejercicio. Como corredor, es posible que desee concentrarse en su ingesta de macronutrientes nutritivos.

Proteína

Trate de incluir una proteína magra como pollo, pavo, pescado o productos lácteos bajos en grasa en cada comida. Los alimentos ricos en proteínas le ayudarán a evitar que sienta hambre y que le falte energía entre comidas .

Carbohidratos inteligentes

Las fuentes saludables de carbohidratos son la fuente de energía preferida de su cuerpo. Elija granos integrales en lugar de granos refinados siempre que sea posible. Contienen más fibra , tardan más en digerirse y le proporcionarán más energía que los carbohidratos simples.

Llénate de frutas frescas, verduras de hoja verde rica tanto como sea posible.

Grasas saludables

La grasa puede y debe formar parte de una dieta sana y equilibrada. Pero no todas las grasas son las mejores opciones. La Academia de Nutrición y Dietética recomienda elegir grasas poli o monoinsaturadas (incluidos aceites de origen vegetal, nueces, semillas, aguacate) en lugar de grasas saturadas (de carne y productos lácteos enteros) siempre que sea posible para mejorar la salud del corazón.

Trate de evitar los bocadillos azucarados que brindan un impulso rápido de energía que generalmente es seguido por una caída de energía. Estos alimentos con calorías vacías también aumentan la ingesta calórica sin proporcionar una nutrición valiosa para su cuerpo.

Consiga suficiente hierro

La anemia por deficiencia de hierro es bastante común, particularmente en las atletas que tienen períodos abundantes. La anemia causa fatiga y reduce el rendimiento. Si se siente cansado con frecuencia sin una explicación, controle sus niveles de hierro con un análisis de sangre.

Para ayudar a prevenir la anemia, asegúrese de que su dieta incluya carnes rojas o alternativas ricas en hierro (pollo o pavo de carne oscura, salmón, atún) y cereales fortificados con hierro.

También es importante incluir vitamina C en su dieta porque ayuda con la absorción de hierro. Por lo tanto, trate de incluir frutas y verduras ricas en vitamina C, como naranjas, tomates, bayas y brócoli, en cada comida.

Reducir la ingesta de alcohol

Beber alcohol, y especialmente beber demasiado alcohol, puede causar fatiga de varias maneras.

Primero, el alcohol interfiere con el sueño. Si bien es posible que pueda conciliar el sueño más rápido con una copa de vino o una cerveza antes de acostarse, es menos probable que se quede dormido. El resultado es que te despiertas sintiéndote cansado.

Además, el alcohol es un diurético. Eso significa que reduce el agua de su cuerpo y puede causar deshidratación. Y como se mencionó anteriormente, la deshidratación puede causar no solo fatiga, sino también un rendimiento atlético reducido.

Por último, el alcohol es una fuente de calorías vacías. Estas calorías pueden conducir a un aumento de peso corporal cuando no se consumen con moderación.

Los Centros para el Control de Enfermedades definen el consumo moderado de alcohol como una bebida al día para las mujeres y dos bebidas al día para los hombres. Como corredor, es posible que descubra que se desempeña mejor y se siente con más energía con menos alcohol que eso.

Evite la cafeína

Si bien la mayoría de nosotros dependemos de una taza de café o un refresco con cafeína para proporcionar energía, pueden tener el efecto contrario.

Trate de evitar la cafeína o trate de limitarse a una taza de café u otra bebida con cafeína al día. El consumo excesivo de cafeína puede hacer que se sienta débil o nervioso. También contribuye a la deshidratación (junto con el alcohol, es diurético)

Debe tener especial cuidado con tomar cafeína por la noche, ya que puede causarle problemas para conciliar el sueño o interrumpir su sueño durante la noche.

Reduce el estres

La ansiedad y el estrés pueden ser enormes asesinos de energía. Para combatir el estrés, haga un esfuerzo por incorporar actividades relajantes, como leer o escuchar música, en su día.

También puede probar la aromaterapia. Tomarse el tiempo para relajarse con lavanda u otro relajante enviado puede calmar sus nervios y reducir el estrés. Y si necesita un rápido impulso de energía, algunos olores como menta, cítricos o jengibre tienen un efecto energizante. Intente encender una vela o rociar un perfume con estos aromas para ayudarlo a sentirse más alerta.

Intenta algo nuevo

Entrar en una rutina puede agotar tus niveles de energía. Cambie las cosas probando nuevos alimentos, haciendo ejercicios y buscando nuevas experiencias para evitar el aburrimiento y mantenerlo más alerta y despierto.

También puede intentar ejecutar en un momento diferente del día si su horario actual no está funcionando bien. Por ejemplo, si normalmente corres después del trabajo al final del día, pero te saltas los entrenamientos porque estás cansado, intenta hacerlo por la mañana.

Muchos corredores descubren que cuando comienzan el día con una actividad saludable, tienen más energía para dedicar a otras actividades durante el día.

¿Demasiadas responsabilidades por la mañana? Empaca un gimnasio y escapa a la hora del almuerzo para una carrera rápida. Romper el día con ejercicio puede ayudar a reducir el estrés y ayudar a que el día transcurra más rápido.

Cuide sus articulaciones

Tu cuerpo se sentirá más ágil y enérgico si cuidas las articulaciones que te ayudan a moverte todo el día. Actividades como el yoga y el pilates ayudan a aumentar la amplitud de movimiento de las articulaciones, lo que le ayuda a sentirse más flexible.

Estas actividades son especialmente útiles para los corredores que generalmente se ejercitan principalmente en el plano sagital (este es el plano de movimiento que implica flexionar las piernas hacia adelante y extenderlas hacia atrás). Al moverse en otros planos de movimiento, ayuda a que sus articulaciones se mantengan saludables.

Además, trate de evitar largos períodos de estar sentado en su escritorio todo el día. Si está sentado en un escritorio todo el día, es probable que se sienta aburrido y lento, y sus articulaciones se ponen rígidas.

Para mantenerse alerta y mantener su cuerpo sano, intente moverse cada hora, incluso si es solo un viaje para tomar un vaso de agua o mirar por la ventana.

Author Image
Jett Kolio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *