Pilates

5 movimientos de Pilates que puedes hacer en cualquier momento y en cualquier lugar

Incluso cuando no pueda sentarse en el suelo y hacer sus ejercicios de Pilates , estos sencillos movimientos de Pilates le ayudarán a construir una base para un core más firme , una mejor postura  y entrenamientos más efectivos .

Puedes hacer estos movimientos al mismo tiempo; puede hacerlos uno a la vez; y puedes hacerlo en cualquier momento. Pero no crea que tiene que hacerlo todo el tiempo (excepto la respiración profunda). Cuando practique estos movimientos de forma intermitente a lo largo del día, se volverán más naturales y el apoyo adicional que brindan estará allí cuando lo necesite.

1

Respiración profunda

La respiración superficial hace poco pero te mantiene en un nivel bajo de vitalidad. La respiración profunda oxigena tu cuerpo. Alivia el estrés. Incluso se dice que da un masaje interno. Una respiración profunda llega hasta el abdomen y la espalda, y puede sentirla hasta los dedos de los pies.

El movimiento: inhale profundamente y lleve el aire hasta el abdomen, permitiendo que su vientre se eleve con la respiración. Usa esa respiración profunda para alargar tu columna. Los hombros permanecen abajo mientras permite que su espalda se expanda de lado a lado para traer más aire. Repetir.

Aprende más:

2

Alarga tu columna

Lucir mejor. Sentirse mejor. Muévete mejor. El sello distintivo de una buena postura es una columna vertebral larga y bien apoyada. 

El movimiento: cuando te sientes, siente los huesos de tu asiento debajo de ti y presiona hacia abajo para ayudarte a extender la columna vertebral hacia arriba, hacia arriba y hacia arriba a través de la cintura escapular para que tu cuello se alargue y la energía se extienda por la parte superior de la cabeza. Cuando esté de pie, piense en una línea desde el hueso del tobillo hasta la oreja y deje que su cuerpo se alargue a lo largo de ella.

Procure la longitud, pero mantenga una buena postura. Tu columna será neutra con sus tres curvas naturales. No se involucre tanto en el alargamiento como para hacer estallar las costillas hacia adelante. No se incline hacia atrás ni doble la pelvis.

Aprende más:

3

Tire de sus abdominales hacia adentro y hacia arriba

Poder caminar, correr, bailar y jugar mejor son algunos de los muchos beneficios de tener abdominales tonificados que apoyen la columna y lo ayuden a moverse. Son una de las claves para prevenir el dolor de espalda .

El movimiento: Introduce este ejercicio de abdominales en cualquier lugar. Mantenga la columna neutra, luego, en el fondo, contraiga los músculos abdominales. Busque una sensación hacia adentro y hacia arriba (la sensación puede llevar algún tiempo). Comience con la sensación de involucrar los músculos del piso pélvico . Luego comience a contraer los abdominales desde abajo, justo por encima del hueso púbico. Sube y entra desde allí. No retenga los abdominales hasta que le castañetearán los dientes, simplemente active los abdominales de vez en cuando.

Aprende más:

4

Relaja tus hombros

El estrés y encorvarse sobre las computadoras hace que muchos de nosotros nos sostengamos por los hombros. Pero, ¿ qué pasa si la fuerza de su núcleo lo sostuvo y sus hombros se relajaron? Sentiría menos estrés, menos dolor y se movería con más libertad. No es tan dificil.

El movimiento: siéntese o párese erguido con los abdominales contraídos y la columna vertebral alargada, tal como mencionamos anteriormente al contraer y levantar los abdominales. Luego, respire profundamente mientras levanta los hombros. Exhala y deja caer los hombros. Repetir. Luego, deje los hombros relajados hacia abajo a medida que avanza el día sintiendo el apoyo de su núcleo.

Aprende más:

5

Activa tus pies

Tus pies deben estar tan tonificados y vivos como cualquier otra parte de tu cuerpo. Te conectan a la tierra y deberían proporcionar una plataforma flexible y adaptable para vivir. Incluso cuando no está de pie, la salud de sus pies afecta la forma en que se mueve.

El movimiento: mueva los dedos de los pies y dé golpecitos con los pies, luego haga este sencillo ejercicio para levantar el arco: con los pies apoyados en el suelo, mantenga los dedos de los pies relajados y jale la parte anterior del pie y el talón hacia el otro. Imagine una cúpula que se infla debajo de la mitad de su pie. Sostenga y suelte.

Aprende más:

Author Image
Jett Kolio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *